iones negativos

¿Qué son los iones negativos?

Iones negativos

La pureza de la brisa del mar, del aire después de la lluvia, en el bosque junto a un salto de agua: no creamos que estas maravillosas sensaciones lo son solo porque nos resultan agradables. La razón de estas incomparables sensaciones, en realidad, la tienen unas microscópicas partículas conocidas como iones negativos.

¿Pero, qué son exactamente los iones? Los iones son moléculas que han ganado o perdido una carga eléctrica. Por lo tanto, pueden ser positivos o negativos, también denominados cationes o aniones, respectivamente.

En concreto, los iones negativos son partículas de carga negativa que también reciben el nombre de electrones. Son creados en la naturaleza, resultan inoloros e invisibles y los respiramos de forma abundante en determinados entornos, del mismo modo que podemos encontrarnos en entornos polucionados, caracterizados por un exceso de iones positivos.

iones negativos

Teniendo en cuenta que la carga eléctrica del aire que respiramos influye de forma directa en nuestra salud, estado de ánimo y sensación de confort, la abundancia de iones negativos es una excelente señal de la salubridad de una determinada atmósfera.

Por contra, una estancia cargada de iones positivos es un claro signo de polución y enrarecimiento ambiental (bacterias, virus, pestilencias, tóxicos orgánicos e inorgánicos, polvo, ácaros, polen, pelos de mascotas, humo de tabaco, etc.), al tiempo que propicia el crecimiento de estos mismos contaminantes atmosféricos.

Un regalo de la naturaleza

En la naturaleza los encontramos como consecuencia de su ruptura por los rayos solares, el movimiento del aire o del agua. A causa de ello, el aire es de gran pureza y se crean ambientes en los que respirar a pleno pulmón es muy agradable. De hecho, se les reconoce como los más sanos del planeta.

que es un ionizadorEl aire que se respira junto a las cataratas del Niágara y los saltos de agua en general, tras la lluvia, en zonas boscosas, alta montaña o a la orilla del mar, donde rompen las olas, son algunos de los principales ejemplos.

Este tipo de atmósferas son una gran fuente de ionización negativa que nos regala la naturaleza. No solo se trata de una percepción o sensación agradable. Sus beneficios para la salud están muy estudiados, y los resultados son tremendamente positivos.

Aún así, el estudio científico no es la única razón por la que sabemos de su poder benéfico. Además de lo mucho que aporta la ciencia al respecto, está la experiencia personal, tanto en espacios abiertos como en interiores, donde también podemos reproducir este mismo fenómeno gracias a la tecnología de iones.

En ambos casos, respirar un aire ionizado es toda una experiencia que nos llena de esa energía vital tan esencial en toda forma de vida y, cómo no, una manera fácil y rápida de comprender su conveniencia.

De hecho, basta con aspirar profundamente en un entorno rico en iones negativos para experimentar un bienestar que no necesita explicaciones ni mayores razones. No en vano, miles de estudios científicos demuestran sus beneficios.

Sus beneficios para la salud

Esa maravillosa sensación de inhalar un aire puro, en efecto, se traduce en un sinfín de beneficios para la salud. Desde el bienestar psicológico que logramos hasta otros muchos efectos positivos saludables, que sumados ayudan a mejorar en mucho la calidad de vida.

Del mismo modo que un exceso de iones negativos puede provocar efectos negativos en nuestra salud, la abundancia de iones negativos ejerce una influencia benéfica sobre nuestro organismo.

Tengamos en cuenta que favorecen el buen funcionamiento celular. Al estimular nuestras células, los iones negativos facilitan la oxigenación, hidratación, desintoxicación y regeneración biológica del organismo. A través de distintas terapias se intenta preservar o restablecer el equilibrio biológico para lograr el bienestar físico,  psíquico y emocional.

ionizador contaminacion del aireEntre ellas, la ionización ambiental es un tratamiento que permite obtener grandes resultados sin suponer efectos secundarios para la salud ni para el medio ambiente.

Así pues, si la atmósfera que respiramos está cargada de iones negativos nuestro sistema respiratorio, digestivo y nervioso funcionarán mucho mejor, y también podremos eliminar el estrés y la ansiedad con más facilidad.

A su vez, se han encontrado efectos positivos sobre la actividad sexual, estimulándola y favoreciendo la fertilidad de las parejas, además de mejorar el metabolismo y fortalecer el sistema inmunológico.

Igualmente, un ambiente ionizado aumenta los reflejos, facilita la conciliación del sueño, regula la tensión arterial, despeja la mente, minimiza alergias e incluso tiene un efecto analgésico natural, acompañado de una sensación de bienestar general propia de respirar un aire fresco y saludable, casi como si estuviéramos en plena naturaleza.

Gracias a los tratamientos ionizadores en interiores, en definitiva, se consigue combatir la sobrecarga de iones positivos. Es decir, un ambiente higienizado, libre de polución y malos olores, que mejora el bienestar en un entorno hogareño y también aumenta el rendimiento laboral.

Bienestar y confort ambiental

La reproducción de los iones negativos que hallamos en la naturaleza es posible gracias a los ionizadores, tal y como hemos apuntado. De este modo, logramos fácilmente una purificación ambiental en el hábitat doméstico, laboral o en cualquier otro espacio interior.

Será suficiente con poner en funcionamiento el equipo para que la estancia se cargue de iones negativos y, con ello, poder corregir el exceso de iones positivos causantes de la polución ambiental. Trabajará de forma automatizada, con lo que realizará tratamientos regulares sin necesidad de que estemos pendientes.

Es así como mantendrá el ambiente limpio, sin olores, alérgenos ni contaminación de ningún tipo, reduciéndolos a su mínima expresión de forma permanente, para así proporcionarnos una solución definitiva.

La purificación ambiental lograda por la ionización, por otro lado, permite acabar con la carga electrostática, tan habitual en los hogares de hoy. Sobre todo, en los que hay ordenadores, pantallas y otros aparatos electrónicos, además de materiales plásticos y electrodomésticos en general.

Es decir, se trata de un problema muy común, que provoca sensación de malestar y una serie de síntomas que pueden llegar a resultar incapacitantes. Afortunadamente no hemos de resignarnos a ello, ya que también podremos erradicarla fácilmente mediante la ionización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable Cosemar Ozono S.L.
CIF B82130956
Dir. postal Pol. Ind. El Cascajal. c/Sisones 2, nave 19-19 28320 Pinto (Madrid)
Teléfono 916 920 018
Correo elec. info@cosemarozono.es

En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado, realizar la facturación del mismo. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Cosemar Ozono S.L. estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Asimismo solicito su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con los solicitados y fidelizarle como cliente.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.