Facebook

Ionizadores

Mostrando 1 - 1 de 1 item
  • 116,93 EUR

    El Ionizador carga el ambiente de iones negativos, purificando los ambientes interiores. Produce ozono, por lo que elimina virus, hongos, bacterias y males olores. Elimina las cargas electroestáticas del ambiente. Es un generador de iones negativos que ayudan a mejorar la calidad de aire, reduciendo el volumen de iones positivos nocivos para la salud. .

    rating 3 opiniones

Un ionizador de aire es un dispositivo para el hogar, su principal función es la limpieza y purificación del aire. En lugar de usar ventiladores el ionizador usa iones para eliminar partículas microscópias del aire y hacer que sea más limpio, eliminando las partículas de polvo, cargas electroestáticas, polen, bacterias y virus, causantes de las ...

Un ionizador de aire es un dispositivo para el hogar, su principal función es la limpieza y purificación del aire. En lugar de usar ventiladores el ionizador usa iones para eliminar partículas microscópias del aire y hacer que sea más limpio, eliminando las partículas de polvo, cargas electroestáticas, polen, bacterias y virus, causantes de las alergias, mejorando la respiración, evitando dolores de cabeza, etc.

¿Cómo funciona un ionizador de aire?

Conocer cómo funciona un ionizador de aire doméstico de forma básica nos ayuda a entender la conveniencia de su uso en continuo en pro de la calidad ambiental de nuestro hogar.

Aunque los modernos ionizadores de aire son aparatos electrónicos de última generación, no por ello nos resulta imposible entender su funcionamiento. Más bien ocurre todo lo contrario, pues en este caso las nuevas tecnologías simplemente emulan los procesos de la naturaleza para restituir el equilibrio, siendo así de comprensión fácil comprender su funcionamiento, así como el fin del mismo.

Muy necesitados de aire puro, los espacios interiores son candidatos perfectos para beneficiarse de los iones que emite un ozonizador de aire. De este modo, puede afirmarse que el funcionamiento de un ionizador de aire consiste en emitir millones de iones de signo negativo en atmósferas cerradas para purificar el aire mediante la compensación del exceso de iones positivos que caracteriza a los ambientes cargados.

El principio de atracción de los polos opuestos es el utilizado en estas unidades electrónicas para su funcionamiento, logrando una atracción magnética entre los iones negativos emitidos y las partículas positivas presentes en el ambiente.

Precisamente, son esas partículas positivas excedentes las que provocan ese enrarecimiento o contaminación atmosférica por la pérdida de electrones que se produce, con la consecuencia de ensuciar el aire con contaminación orgánica e inorgánica que finalmente se precipita al suelo tras unirse con los iones que el ionizador se encarga de generar.

Una vez en el suelo ya no son un problema, por lo que tranquilamente podemos barrer el suelo o aspirarlo para eliminar definitivamente esas partículas responsables del enrarecimiento de la atmósfera.

En suma, por lo tanto, gracias a un funcionamiento en continuo del ionizador, el ambiente volverá a equilibrarse. En concreto, las placas metálicas de polaridad negativa generan un tensión eléctrica que aísla los iones negativos para así terminar inundando la estancia con ellos, purificando el entorno doméstico.

El resultado será un hábitat libre de virus, bacterias, de gran frescura, en el que dará gusto respirar, tan confortable como sano, ya que también eliminará y prevendrá sensaciones de ahogo, dolores de cabeza, musculares o problemas de concentración. En su lugar, esa generación eléctrica de iones negativos nos hará sentir en pleno campo pues, no en vano, el dispositivo está emulando proceso naturales propios de los lugares donde mejor se respira, como cerca de una cascada, cerca del mar o después de una tormenta.

Diferencia entre un ionizador y un purificador de aire

Aunque el purificador de aire y un ionizador son aparatos de tratamiento ambiental de alta eficiencia con grandes similitudes, a la hora de optar por uno o por otro es importante conocer sus diferencias.

A grandes rasgos, puede afirmarse que un ionizador nos brindará un tratamiento más específico, mientras un purificador de aire logra una higiene ambiental completa, que también incluye la ionización. O, si lo preferimos, es posible hacer uso de sus distintas tecnologías para combatir problemas ambientales puntuales.

Ello no significa que el purificador de aire sea más conveniente, si bien se caracteriza por una mayor versatilidad. Aun así, siempre que contemos con aparatos de calidad, el tratamiento ambiental será, sobre todo, una cuestión de ajustarse a necesidades concretas.

Por lo tanto, hagamos primero un somero repaso de las características de una y otra opción para luego incidir en sus diferencias y, finalmente, dar algunos consejos de uso que puedan sernos útiles.

¿Qué es un ionizador?

En efecto, un ionizador puede hacer una gran labor en la limpieza del aire interior. Como es sabido, su funcionamiento está inspirado en la generación de iones negativos que realiza la naturaleza, cuyos efectos benéficos para la salud se suman a una importante sensación de confort y bienestar.

Gracias a la inducción de una corriente eléctrica, el equipo produce una gran cantidad de iones negativos que tienen un gran poder descontaminante en ambientes interiores. El resultado es una gran calidad ambiental y profunda higiene que acaba con la práctica totalidad de polución orgánica e inorgánica. Desde virus, bacterias y esporas hasta alérgenos, malos olores y compuestos tóxicos que se encuentran suspendidos en el aire.

Su radio de acción es similar al de los purificadores de aire, si bien las especificaciones técnicas nos indican potencia y prestaciones que sirven de orientación a la hora de optar por uno o por otro.

¿Qué es un purificador?

Los purificadores disponen de distintas tecnologías de tratamiento ambiental, entre ellas el ozono, filtros de alta eficiencia, rayos ultravioleta e ionizador. Por lo tanto, lleva a cabo un tratamiento completo del aire que, gracias a la suma de tecnologías que trabajan a la vez, indudablemente alcanzará un mayor grado de desinfección ambiental.

Sin embargo, a la hora de obtener resultados satisfactorios, la ionización es perfectamente efectiva, con la particularidad de que ésta ofrece una calidad ambiental que alcanza la excelencia en brindar confort y bienestar.

No en vano, además de purificar el ambiente elimina la estaticidad transmitida por aparatos electrónicos y materiales artificiales, como moquetas, tapizados y plásticos. En suma, convierte el aire viciado de interiores en un aire limpio, sano y oxigenado, que nos recuerda el agradable aire de montaña.

Con respecto a un ionizador, en definitiva, el purificador tendrá ventajas e inconvenientes en su adquisición y uso, pero éstas son relativas. De nuevo, hacemos hincapié en la importancia de una elección a la medida de nuestras necesidades, prioridades y preferencias.

Dudas frecuentes de los ionizadores y purificadores

Además de las diferencias apuntadas, hemos de tener en cuenta otras características que puedan ayudarnos a resolver dudas a la hora de decidir cuál adquirir, así como su mejor uso. Por ejemplo, al igual que ocurre con un purificador de aire, el ionizador exige que cerremos las puertas y ventanas con el fin de obtener los mejores resultados.

Sin embargo, en el caso del ionizador esta exigencia puede llegar a ser más decisiva. Aun así, tanto uno como otro se deben combinar con la siempre aconsejada ventilación diaria de las estancias de la casa alrededor de un cuarto de hora diarios.

A su vez, con el ionizador es importante aspirar o barrer el suelo para eliminar por completo la polución, pues ésta queda precipitada en el suelo, ya que los iones negativos y positivos tienen un mayor peso cuando se unen.  Bastará con la limpieza doméstica habitual para retirarla, si bien una vez ha dejado de flotar en el aire hemos logrado la higiene ambiental.

El purificador, por su parte, realiza un filtrado mediante prefiltros y distintos filtros Hepa, de carbón activo, entre otros, además de aplicar los rayos ultravioleta y el ozono, con lo que se logra atrapar las partículas nocivas, incluyendo muchas de las más pequeñas, por otro lado más más nocivas. A continuación, la ozonización y los rayos UV esterilizan y destruye los restos que el filtro no ha capturado.

Por lo tanto, al realizar un tratamiento ambiental que incluye filtrado, ozonización, rayos UV e ionización, un purificador puede alcanzar una eficacia global mayor, pero también es cierto que un ionizador será idóneo si queremos beneficiarnos en exclusiva de los resultados que nos brinda la ionización.

Por su parte, puesto que el purificador combina tecnologías punta, su rendimiento es altamente eficaz y el trabajo conjunto nos brinda un aire a la carta. Es decir, podemos realizar programaciones más específicas para atacar problemas concretos de malos olores, desinfección, nube electrostática, alérgenos o simplemente buscar una limpieza integral.

En realidad, el ionizador busca el mismo resultado: mejorar la calidad ambiental, si bien lo hace reduciendo el volumen de iones positivos nocivos para la salud. Ello significa higienizar y desodorizar a fondo el aire interior de forma inocua, del mismo modo que el purificador de aire resulta inofensivo para la salud y el medio ambiente.

Con respecto a precios, durabilidad, mantenimiento, nivel sonoro y eficiencia energética, ambos tipos de aparatos son similares, y por lo general obtienen un balance positivo en estos puntos clave.

En concreto, ambos aparatos están diseñados para funcionar todo el tiempo que sea necesario, mediante periodos de descanso. Y pueden hacerlo tanto manualmente como de forma automatizada, aunque el purificador brinda más posibilidades en este sentido. Siempre que resulten prácticas serán más convenientes.

Si hacemos una elección adecuada, con una potencia idónea, que cubra un determinado espacio, -sin que el equipo se quede corto ni se exceda-, e incluya las prestaciones que precisamos, tanto un ionizador como un purificador de aire serán una pequeña inversión que realmente valdrá la pena.

More