Archivo de la categoría: Ozonizador

Cómo quitar el olor de gato en casa con un generador de ozono

Elimina cualquier olor procedente de animales en tu hogar con ozono

Debido a la dificultad que tiene, es muy común preguntarse cómo quitar el molesto olor que generan las mascotas en el hogar, entre ellas los gatos. En este artículo vamos a explicar por qué gracias a la tecnología del ozono podemos solucionar el problema de forma definitiva.

No en vano, el empleo de este gas natural para la desinfección y desodorización de ambientes y superficies es un sistema de probada eficacia en muy distintos ámbitos dentro del campo industrial y profesional. De igual manera, los ozonizadores domésticos ponen a nuestro alcance una tecnología tan eficaz como segura a la hora de dar respuesta de forma simultánea a la doble necesidad de desinfección y eliminación de malos olores.

Seguir leyendo Cómo quitar el olor de gato en casa con un generador de ozono

ozonizador mixto

Seis usos de un ozonizador mixto

Muy útil para numerosas aplicaciones en el hogar

Los ozonizadores mixtos son equipos de gran versatilidad para la desinfección doméstica. Sus características los convierten en dispositivos muy útiles para un sinfín de aplicaciones en el hogar, que van desde la higiene ambiental hasta la purificación del agua, pasando por el lavado de alimentos y la limpieza de la casa, entre otros muchos.

Como es sabido, la denominación de ozonizador mixto corresponde a aquellos generadores de ozono que emiten las dosis necesarias de este gas tanto en aire como en agua, de forma selectiva.

En este artículo vamos a apuntar algunos de los usos más habituales de un ozonizador mixto a título informativo, con el doble objetivo de dar ideas de aplicación y, por otraparte, con la intención de ilustrar su ventajosa multifuncionalidad.

Seguir leyendo Seis usos de un ozonizador mixto

Cuándo y cómo utilizar el ozonizador de cultivo.

Cuándo y cómo utilizar el ozonizador de cultivo.

El ozonizador de cultivo para uso doméstico es un dispositivo de gran eficiencia, que permite purificar el ambiente cuando se llevan a cabo plantaciones en interiores.

Con beneficios para las plantas y también buscando la desodorización. Su uso se ha popularizado, sobre todo, para el cultivo de interior de plantas de marihuana.

En efecto,el característico olor que desprenden las plantas de marihuana suele ser muy intenso, razón por la que los cultivadores buscan el modo de minimizarlo. Con tal fin, se utilizan distintos sistemas para acabar con el olor, unos más efectivos que otros.

Cuándo y por qué usar el ozonizador de cultivo.

La primera respuesta ante una pregunta tan clara como es cuándo utilizar el ozonizador de cultivo, es muy sencilla. Su uso, sin duda, conviene cuando estamos ante una situación que lo requiere. Es decir, si estamos llevando a cabo cultivos en interiores y queremos mejorar la calidad del aire de forma integral, asequible y sin complicaciones ni efectos secundarios negativos.

Muy al contrario, los obtendremos positivos, como vamos a desarrollar a continuación. Por pasiva, saldremos ganando si optamos por la alternativa del ozono frente a otras soluciones que realmente no resultarán satisfactorias. Entre otras, los filtros de carbón activo o ambientadores anti olores.

Por contra, los generadores de ozono son mucho más aconsejables si pretendemos ir más allá de un mero camuflaje de olores que, además de ineficaz, no deja de ser una solución química. O, por otra parte, si no queremos estar dependiendo de filtros que, aun siendo relativamente efectivos, finalmente no responden como se precisa.

Por otra parte, a diferencia de los ozonizadores, otras soluciones no ayudan a mejorar la cosecha, puesto que no favorecen las condiciones ambientales, llegando a perjudicarla cuando se trata de formulaciones sintéticas.

Frente a los filtros o los ambientadores, en definitiva, el control de olores más efectivo y conveniente para lograr una calidad del aire real, únicamente nos la proporciona la tecnología del ozono.

Cuándo y cómo utilizar el ozonizador de cultivo.

Su principal utilidad, por lo tanto, es su eficacia para responder a nuestras necesidades a bajo coste y sin implicar efectos secundarios. Tanto aquellas relacionadas con el óptimo desarrollo de las plantas como para eliminar el intenso olor de forma natural, con una eficacia tremenda que, a su vez, higieniza el ambiente en profundidad.

Por otra parte, es importante señalar que lo hace de forma totalmente inocua para las personas. Además, se trata de una actuación ecológica, que respeta el entorno sin dejar residuos más allá del oxígeno extra que se genera. Como es bien sabido, tras su actuación el ozono (O3) se transforma en O2, con lo que el ambiente resulta totalmente saludable.

Igualmente, la aplicación del ozono en el aire implica la inyección de este gas en cantidades ínfimas, tan pequeñas que también resultan inofensivas para personas, animales y plantas durante el tratamiento. De este modo, resulta de gran utilidad para su aplicación práctica, ya que no es necesario mover las plantas ni ausentarnos.

Por otra parte, es un dispositivo muy silencioso, que actúa de forma cíclica, con lo que su funcionamiento es imperceptible. Simplemente, hay que programarlo y dejar que realice su trabajo, sin más complicaciones.

Así pues, si nos planteamos cuándo utilizar el ozonizador de cultivo, las razones apuntadas nos pueden orientar al respecto. En suma, será una solución definitiva para mejorar el aire interior, regenerándolo para un mejor resultado y también con distintos fines relacionados con el entorno saludable, idóneo para sus cuidadores, así como para el vecindario.

En el caso de aplicarlo en cultivos distintos a la marihuana, por lo general el olor intenso no será una de las principales preocupaciones. Sea como fuere, tengamos en cuenta que el ozono desodoriza como consecuencia de su actuación contra compuestos orgánicos e inorgánicos, incluyendo alérgenos como polen, esporas u hongos.

Gracias a esta doble actuación, los tratamientos son integrales. Convendrá su aplicación de forma continua, pues el aire ganará en salubridad, pero en especial cuando los cultivos generen polen o esporas, por ejemplo. A su vez, independientemente del cultivo de que se trate, la purificación ambiental será preventiva contra enfermedades fúngicas  como el oidio o, por ejemplo, la botrytis.

Igualmente, el agua ozonizada ayuda a que el riego se convierta también en un elemento fortificante, ayudando a controlar patógenos de distinto tipo. Con la ventaja de que su aplicación es perfectamente compatible, por lo que no hay problema en este sentido. Ya sea de forma intensiva como regular, podemos ozonizar el aire interior según convenga, sin por ello dejar de regar con agua tratada con ozono.

Cómo usar el ozonizador de cultivo.

Como hemos apuntado, un ozonizador de cultivo se utiliza de forma regular, pues se trata de un aparato diseñado para tal fin. Por otra parte, pueden realizarse tratamientos de forma manual en cualquier momento que se estime necesario por cualquier motivo: desde un incremento del olor por una ventilación deficiente en un momento dado, por un aumento de plantas o la polinización, pongamos por caso.

Igualmente, aumentando la frecuencia obtendremos tratamientos de choque, siempre en función de las dimensiones de la estancia. Tengamos en cuenta que un solo equipo abarca espacios de entre 35 y 60 metros cuadrados, y que su funcionamiento permite la automatización.

Por lo demás, solo se debe optar por ciclos de 10 minutos en modo manual seleccionando el botón de ON, tras los cuales deberemos esperar otros diez minutos para no sobrecargar del ozono el ambiente.

La misma máquina está programada para ello, y por lo demás no requiere instalación ni recambios, además de ser altamente eficiente, pues aúna un consumo energético mínimo sin renunciar a una gran eficacia.

Será interesante colocarlo en la pared aprovechando una abertura especial que se incluye de serie, en modo mural, siempre a unos 1,80 o 2 metros del suelo.

No nos será difícil, pues es un aparato compacto y ligero, de solo 500 gramos de peso. Por último, se coloca en la misma habitación de las plantas, cuidando que no haya un contacto directo.

Cuándo y cómo utilizar el ozonizador de cultivo.

Elimina el olor a marihuana con generadores de ozono

El cultivo de marihuana en interiores es una fuente de problemas a nivel de olores.

Su intensidad constituye una característica propia de muy distintas variedades, con lo que minimizarla es todo un desafío que encuentra solución mediante el uso del ozono.

En efecto, la tecnología del ozono nos ayuda de forma muy efectiva a acabar con el problema de forma definitiva. Frente a otros sistemas, reúne una serie de ventajas que lo convierten en la solución más interesante.

En este artículo veremos cuáles son esas ventajas, propiedades y beneficios que proporciona el ozono a través de sencillos tratamientos realizados mediante un equipo ozonizador de cultivo. Es decir, se trata de un aparato específico, diseñado de forma expresa para responder a esta demanda.

Ozono, un potente desodorante.

A la hora de elimina el olor a marihuana con generadores de ozono, el equipo realiza el trabajo de forma automatizada, y los resultados apenas tardan unos minutos en hacerse patentes. Sin embargo, es importante conocer por qué se consigue un resultado así, pues éste se deriva del mismo fenómeno que también nos permite realizar una profunda desinfección.

Ello es posible gracias al fenómeno de la ozonólisis, una oxidación propiciada por el mismo ozono, cuyas moléculas buscan la estabilidad (O3) y finalmente la encuentran convertidas en oxígeno (O2), razón por la que el único residuo que encontramos tras su aplicación es éste. O, lo que es lo mismo, el ozono no deja residuos perjudiciales para la salud o el medio ambiente.

Es más, bastan muy pequeñas cantidades para desencadenar este proceso, otra de las razones por las que el empleo de ozono resultainofensivo. Su aplicación, por lo tanto, puede realizarse en presencia de personas y, por supuesto, de las mismas plantas.

La única precaución que hemos de tener es su colocación en alto, con una fijación tipo mural, por ejemplo, y a una cierta distancia de las plantas con el doble fin de dejar un margen razonabley de acabar con el olor en la habitación conforme pretendemos, pero no eliminar el de la planta en sí. De otro modo, ésta dejaría de tener su particular aroma, una de las características más importantes de una buena cosecha de marihuana.

Una vez respetadas estas mínimas recomendaciones, sencillamente hemos de dejar que el aparato haga su trabajo de forma periódica. Los tratamientos se llevarán a cabo en ciclos de diez minutos, descansando otros tantos.

Es así como conseguimos la ozonización idónea en ambientes interiores en los que cultivamos plantas, en este caso de marihuana. El resultado será un ambiente purificado de forma profunda. Es la misma higienización que logra el ozono la que, en definitiva, acaba con los olores, puesto que la desintegración de las moléculas contaminantes y responsables del olor se produce de forma simultánea.

Su eficacia se debe, por lo tanto, al poderoso efecto oxidante del ozono, cuya potencia es varias miles de veces superior a la de las lejías o cloros, pongamos por caso. Con la gran ventaja de que no tiene efectos secundarios negativos. Muy al contrario, eliminamos olores sin añadir otros, una solución perfecta para entornos en los que es importante no enrarecer el aire para así cuidar los cultivos del mejor modo.

La eliminación de los olores, en concreto, será prácticamente completa, y sin estropear lo más mínimo las plantas.  En la práctica, el ozono nos brinda un sinfín de beneficios para cultivar plantas, tanto en interiores como en exteriores, tal y como veremos en el siguiente epígrafe.

Cuándo y cómo utilizar el ozonizador de cultivo.

Más ventajas de los ozonizadores.

Las ventajas del ozono inyectado en el aire, así es, nos proporciona otras ventajas de cara a lograr un mejor cultivo de marihuana. Además de desodorizar, la ozonización constituye un tratamiento de salud para la plantación en su conjunto.

Son distintos los aspectos que nos aportan beneficios para el desarrollo de las plantas, su vigor y refuerzo del sistema inmunitario de cara a afrontar posibles patologías o plagas

No solo porque el ozono supone una gran ayuda para mantener la atmósfera libre de patógenos y plagas, sino por la posibilidad de potenciar la salud de las plantas, aportándoles un gran vigor gracias a un riego con agua ozonizada.

Así es, el agua ozonizada también puede mejorar de forma significativa la cosecha, al tiempo quecontribuirá reduciendo también la necesidad de utilizar abonos y productos contra plagas y otras enfermedades.

Mediante el riego con esta agua tratada con ozono, que podemos conseguir fácilmente contando con un ozonizador de agua doméstico, sin mayores complicaciones, estaremos poniendo a raya a los microorganismos dañinos presentes en las raíces o en la misma planta.

Idealmente, por lo tanto, la combinación de ambos tipos de ozonización serán grandes aliados para que el cultivo de marihuana adquiera su máximo potencial. Una completa eliminación de olores y  plantas más sanas, que será mucho más sencillo y económico cuidar, estableciendo buena parte de las condiciones necesarias para que la cosecha sea todo un éxito.

La calidad del aire interior, por otra parte, es otro efecto a tener en cuenta. Además de que beneficiará de forma importante a las plantas, también sus cuidadores lo agradecerán, tanto por la eliminación de olores molestos para ellos y vecinos, como por conseguir una atmósfera mucho más saludable, en la que trabajar no será un problema.

No olvidemos tampoco la gran eficiencia que supone el uso de los ozonizadores como aparatos de última generación, uniendo eficacia y un bajo coste gracias a su gran durabilidad, no precisar de mantenimiento ni instalación, su mínimo consumo energético y su precio asequible.

Básicamente hemos de centrar nuestra atención en elegir un generador de ozono de diseño específico, que cuente con las prestaciones que se ajusten a nuestras necesidades, con especial atención a la potencia, pues será ésta la que nos permita utilizarlo en una estancia de unas determinadas dimensiones.

Por lo general, los ozonizadores de cultivo estándar son aparatos compactos, fáciles de colgar en la pared y están diseñados para cubrir una extensión que abarca desde los 35 hasta los 60 metros cuadrados.